MENU
itfres

‘Evange-liamos’ en Alicante, Jaén y Sevilla

5 diciembre, 2019 • Noticias

                   

Más de un centenar de personas se reúnen en tres colegios maristas para celebrar una jornada de convivencia y reflexión en torno a la Evangelii Gaudium del Papa Francisco

 

     El I Encuentro #SomosFamilia de Hermanos, Laicos y Jóvenes ya se ha celebrado y las sensaciones han sido muy positivas, con más de un centenar de personas que se han reunido en tres colegios maristas para celebrar una jornada de convivencia y reflexión en torno a la Evangelii Gaudium del Papa Francisco. A través de ella, estos tres colectivos a los que estaba dirigida la iniciativa han podido disfrutar de esta formación conjunta por primera vez en el curso 2019-2020 y han podido seguir caminando y compartiendo la vocación como Maristas de Champagnat en comunión y teniendo como referencia una de las prioridades que se aprobó tras la celebración de la Asamblea y Capítulo Provincial de Maristas Mediterránea.

 

     En concreto, el pasado sábado ‘Evange-liamos’ en Alicante, Jaén y Sevilla. En las tres sedes hubo tiempo de materializar este concepto nuevo merced al cual se llevan a cabo afirmaciones, reflexiones y actuaciones que se identifican como expresión de una misión contracultural que frecuenta las fronteras, los inmigrantes, las obras sociales y que potencia la disponibilidad global y el cuidado de nuestra casa común.

 

     En origen, la expresión ‘evange-liar’ apareció por primera vez en la Asamblea Provincial celebrada en Guardamar del 5 al 7 de diciembre de 2018 y su pretensión es que quiere unir en una sola palabra la idea de evangelizar y la de ‘hacer lío’ que el Papa Francisco transmitía a los jóvenes en la Jornada Mundial de la Juventud de Río de Janeiro en 2013: “¿Qué espero como consecuencia de la Jornada de la Juventud? Espero lío. Quiero lío en las diócesis. Quiero que se salga fuera. Quiero que la Iglesia salga a la calle. […] Hagan lío y organícenlo bien. Un lío que nos dé un corazón libre, un lío que nos dé solidaridad, un lío que nos dé esperanza, un lío que nazca de haber conocido a Jesús y de saber que Dios a quien conocí es mi fortaleza. Ese es, debe ser, el lío que hagan”.

 

     Así pues, en torno a esta cuestión giraron las actividades en los Colegios de San Fernando (Sevilla), Santa María de la Capilla (Jaén) y Sagrado Corazón (Alicante), donde las dinámicas estuvieron coordinadas por integrantes del Consejo de Vida Marista. Se leyeron algunos pasajes de ‘Evangelii Gaudium’, la exhortación apostólica del Papa Francisco y hubo momentos tanto de reflexión comunitaria, como otros de trabajo en grupos más pequeños y hasta tiempo para el espacio personal y privado.

 

     Este primer encuentro de #SomosFamilia también dedicó un bloque a la participación más activa y directa de jóvenes, que aportaron datos y pensamientos interesantes a través de sus experiencias vitales de voluntariado o de colaboración con movimientos o iniciativas religiosas diversas. Con ello, se podía contribuir a esa idea de una Iglesia que se deja renovar, ya que se trata de una ocasión para tener cerca la voz y el estímulo de los jóvenes, tal y como se planteaba en un documento previo a esta jornada: «la cercanía crea las condiciones para que la Iglesia sea un espacio de diálogo y testimonio de fraternidad que fascine». Nos hace falta crear más espacios donde resuene la voz de los jóvenes: «La escucha hace posible un intercambio de dones, en un contexto de empatía […]. Al mismo tiempo, pone las condiciones para un anuncio del Evangelio que llegue verdaderamente al corazón, de modo incisivo y fecundo».

 

     Y es que, con proyectos como estos encuentros de #SomosFamilia, se trata de actualizar la propuesta de Jesús de evangelizar en nuestro tiempo y alinearse con una Iglesia atenta a los signos de los tiempos: «Para muchos jóvenes Dios, la religión y la Iglesia son palabras vacías, en cambio son sensibles a la figura de Jesús, cuando viene presentada de modo atractivo y eficaz». Por eso es necesario que la Iglesia no esté demasiado pendiente de sí misma, sino que refleje sobre todo a Jesucristo. Esto implica que reconozca con humildad que algunas cosas concretas deben cambiar, y para ello necesita también recoger la visión y aun las críticas de los jóvenes.

 

     En general, por tanto, el balance de este I Encuentro #SomosFamilia: Hermanos-Laicos-Jóvenes ha sido más que bueno y se espera ya con ilusión la celebración del segundo, que tendrá lugar en el segundo trimestre y del que iremos informando a medida que se acerque la fecha de su celebración.

                              

 

                              

 

                    

 

 

 

 

 

 

« »