Noticias

Carta abierta (H. Aureliano)

HEART MADE «“Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todo tu ser.” Este mandamiento es el principal y primero. El segundo es semejante a él: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo.” Estos dos mandamientos sostienen la Ley entera y los profetas.» (Mt.22,37-40) A los maristas de Champagnat de la Provincia Mediterránea Hace tan solo unos días he finalizado la visita a los Maristas Azules de Alepo, acompañado por el hermano Manuel Jorques. Hemos tenido la ocasión de compartir sus vidas durante ocho días y hemos sido testigos de un despliegue enorme de acciones solidarias. Han sido jornadas intensas y de mucha escucha. Hemos sentido el drama de vidas rotas por la barbarie de la guerra. ¡Son tantas…! Nos hemos reunido con un grupo de en torno a 150 hombres y mujeres, jóvenes en su mayoría, que organizan y coordinan los numerosos proyectos con los que los Maristas Azules siembran de esperanza las calles y casas de Alepo. Hemos escuchado a educadores, monitores de diversos grupos, scouts, niños, jóvenes y beneficiarios de los proyectos de solidaridad.No es fácil hacer una crónica de unos días tan intensos, ni mucho menos expresar de forma comprensible tanta mezcla de sentimientos. Pero no se me ocurre mejor momento que este, el comienzo del Adviento, para compartir algunas cosas de esta visita tan llena de emociones, de vidas que esperan y de momentos de encuentro. Entre la gente Los maristas estamos presentes en Siria desde 1904 y nuestra misión ha girado en torno a colegios y obras sociales. Adaptándonos a la realidad social del país, hemos ido respondiendo con creatividad a las necesidades de cada momento histórico. Cuando en el 2011 comienza la guerra, los hermanos deciden quedarse y reorientar toda su misión para servir a los que sufren las consecuencias del conflicto armado. Un grupo cada vez más numeroso de jóvenes y no tan jóvenes se une a este proyecto y en 2012 nace el movimiento de los Maristas Azules. Comienzan a organizarse y responder a las necesidades concretas de la gente: familias cuyos hogares han sido bombardeados y destruidos, miles de desplazados, heridos de guerra, niños y ancianos solos, personas que han perdido sus negocios y trabajos, falta de servicios sanitarios y educativos, dificultad de acceso al agua potable y a la electricidad, miedo, soledad, inseguridad, pérdida de familiares y amigos, etc. Respondiendo a todas estas necesidades surgen los programas de solidaridad, que han ido cambiando y adaptándose a cada momento. Hoy destacan los proyectos educativos con los más pequeños, entrega de cestas de alimentos, reparto diario de comida caliente para ancianos que viven en soledad y extrema pobreza, distribución de leche para lactantes y para menores de 10 años, micro proyectos y macroproyectos encaminados a la inserción laboral, movimientos scouts, etc. Hemos conocido prácticamente todos; si seguís las “Cartas desde Alepo”, tenéis información muy detallada de cada uno.Hemos escuchado a los jóvenes que los organizan. Hemos mirado a los ojos de los niños y de los adultos que se benefician de estos proyectos. Es muy difícil escuchar sus historias y no llorar. Todos ellos han perdido mucho desde que comenzó la guerra, pero luchan, vibran y viven con la esperanza de un futuro mejor. Los Maristas Azules están allí, entre la gente. Están y se hacen cercanos. Actúan y dan respuesta a necesidades reales. Maristas Azules En Alepo, azul es el color elegido para hablar de la solidaridad. Es el color del mar inmenso y del cielo sin fin. La acción solidaria de los maristas es azul y llega hoy a miles de personas. Los Maristas Azules son una referencia y su generosidad tiene una gran fuerza inspiradora tanto dentro como fuera de Siria.¡Gracias a cada uno de vosotros, queridos voluntarios! Sentíos todos incluidos si recuerdo al hermano Georges Hakim. Tuve la ocasión de ir al cementerio y rezar ante su tumba. Y, con el sonido de fondo de algunos bombardeos lejanos, di gracias a Dios porque su vida hizo más visible la bondad de Dios en nuestro mundo. Su presencia discreta y cariñosa dejó huella en vuestras vidas y en la de muchas personas de Alepo.Gracias al hermano Georges Sabé, a Nabil Antaki y Leyla, a Bahjat Azrie y a todos los que desempeñáis una función de animación y liderazgo.Vuestra presencia es la presencia de la Iglesia al lado del que sufre. Vuestra misión hace visible a los seguidores de Jesús en la tierra de la que surgieron las primeras comunidades cristianas a comienzos de nuestra era. Vuestra vida diaria es, sin lugar a duda, una apuesta por el diálogo y la fraternidad con el mundo musulmán. ¡Gracias! Mirando al futuro La mayoría de los jóvenes con los que nos hemos encontrado son cristianos universitarios, aunque también algunos musulmanes. Están estudiando o han acabado de estudiar medicina, economía, ingeniería, farmacia, magisterio, psicología, etc. La mayoría de ellos sueñan con irse del país a cualquier otro lugar que les ofrezca un futuro más próspero. No es un tema fácil de orientar… El Papa Francisco ha expresado en numerosas ocasiones su preocupación “por la trágica disminución de los cristianos en todo Oriente Medio, que supone un daño incalculable no solo para las personas y las comunidades afectadas, sino para la misma sociedad que dejan atrás”. (Visita del Papa a Irak en julio de 2018). En esta misma línea siento profundamente que no es tiempo de replegarse ni de disminuir nuestra presencia marista en el Líbano y Siria. Ambos paises están pasando por un momento histórico de gran dificultad, al igual que nuestras obras educativas y sociales. No es tiempo de replegarse sino de desplegarse: ¿Qué más podemos hacer? ¿Cómo podemos fortalecer nuestra presencia en el Líbano y Siria? Os invito una vez más a llevar todo esto a la oración y a buscar distintas formas de ayuda y colaboración con los Maristas Azules que pueden incluir, incluso, el ofrecimiento para formar parte de esta comunidad por un tiempo. Hago un llamamiento abierto a todos los hermanos y laicos de la Provincia Mediterránea y de otros lugares del Instituto. Es tiempo de creatividad y de generosidad. Heart made El zoco de Alepo era el mercado tradicional bajo techo más grande del mundo. Un hormiguero de gentes de todo tipo, comerciantes, compradores, turistas… Cientos de tiendas distribuidas a los lados de pasillos estrechos y largos donde se podían encontrar los mejores productos de Asia y del Medio Oriente: sedas de Irán, especies de la India, lana, cobre, etc. En bastantes de sus tiendas aún existían escuelas artesanales donde se enseñaban oficios antiguos, todavía practicados en Alepo. Pero vino la guerra y las bombas convirtieron esta maravilla arquitectónica en escombros. De ahí, de esos escombros del zoco cubierto de Al-Madina, surge el proyecto “Heart made” de los Maristas Azules. Entre las ruinas del mercado comenzaron a recoger retazos de telas de múltiples colores y texturas. Y a esas sumaron otras telas de ropas de segunda mano, a menudo telas pequeñas y aparentemente inútiles. Pero a todas encontraron su encaje y su utilidad. Hoy “Heart made” es más que un proyecto de reciclado de ropa; es una marca con nombre, diseño moderno y creatividad a raudales. Es un taller con grandes profesionales donde un grupo de mujeres trabajan y viven con dignidad elaborando productos desde el corazón, “Heart made”. Todo vale, cualquier retazo aparentemente desechable es útil. Importa el cariño con el que se toca la tela y se le da forma, la relación humana de las mujeres que la trabajan. Importa la dignidad, el pan y el futuro. El producto último es más que ropa. Todo lo que de ahí sale está “hecho con el corazón”. Elijo esta imagen expresiva y profunda para explicar lo que he sentido estos ocho días en Alepo. “Heart made” habla de la identidad y de lo más genuino de los Maristas Azules. En 2012, cuando estalló la guerra en Alepo, los maristas tenían una misión en un barrio que los cristianos llaman “Djabal Al Sayde”, “la colina de Nuestra Señora”. Vivian y siguen viviendo dentro del recinto del antiguo colegio “Champagnat” en el barrio “Al Mohafaza”, ubicado al noroeste de la ciudad. El colegio fue nacionalizado en 1967, pero los hermanos se quedaron con la parte del edificio destinada a la comunidad. Es aquí donde confluyen todas las actividades de los Maristas Azules. En un contexto urbano donde es imposible esconder la devastación y el sinsentido de la guerra, esta casa se alza como un estandarte de esperanza. Que ella, la Buena Madre a la que Champagnat nos enseñó a dirigirnos, acompañe cada uno de nuestros pasos y fortalezca el espíritu de los Maristas Azules de Alepo.Un abrazo a todos y a cada uno, H. Aureliano García ManzanalEn Alicante, a 27 de noviembre del

Ver más

Noticias

Málaga ES+, el primer encuentro de empresas por la inclusión

La Fundación Marcelino Champagnat, de Maristas Mediterránea, organiza este evento con la participación de numerosas entidades en pro del desarrollo y la solidaridad. Representantes de Ayuntamientos como el de la capital y Vélez-Málaga, de instituciones como Cáritas o La Caixa y diversas pymes y entidades sociales acudirán a la cita.  El principal objetivo es sentar las bases de un trabajo mucho más colaborativo entre entidades especializadas en la inclusión y las empresas con presencia en Málaga y provincia. Será el próximo jueves 24 de noviembre, de 19 a 21 horas, en el Colegio Maristas N.S. de la Victoria. Para asistir es necesario invitación. Con presencia de ‘Suman2+’, empresa textil de inserción, referente en producción de calidad. La Fundación Marcelino Champagnat, de Maristas Mediterránea, organiza este evento con la participación de numerosas entidades en pro del desarrollo y la solidaridad. Será el próximo jueves 24 de noviembre, de 19 a 21 horas, en el Colegio Maristas N.S. de la Victoria. Esta iniciativa pretende sumarempresas, instituciones y particulares de toda índole para un proyecto común de solidaridad y bienestar social. Representantes de Ayuntamientos como el de la capital y Vélez-Málaga, de instituciones como Cáritas o La Caixa y diversas pymes y entidades sociales acudirán a esta cita inédita que, según la organización, “sentará las bases de un trabajo mucho más colaborativo entre entidades especializadas en la inclusión y las empresas con presencia en Málaga y provincia”. Y la importancia del evento está en que suma a muchas personas y organizaciones que están construyendo un presente y futuro para un amplio espectro de la población. Las distintas formas de colaboración que pacten redundarán en beneficio de centenares de niños, niñas, adolescentes, jóvenes y familias en riesgo de exclusión que demandan un presente y un futuro dignos y con oportunidades. El evento pretende ser un foro de encuentro destinado a ese intercambio de ideas y creación de sinergias positivas, y al que asistirán las personas y entidades invitadas para tal fin. Se servirá un pequeño ágape, además de contar con un stand extraordinario de ‘Suman2+’, empresa textil de referencia en producción de calidad a través de la inserción, con precios y posibilidades de colaboración exclusivas para el evento. Algunas de las fórmulas de colaboración como particular, asociación, empresa o institución que ya están funcionando son: Prácticas, inserción y convenios laborales.Respuesta a la responsabilidad social de cada entidad.Inclusión de profesionales con diversidad funcional.Productos textiles de calidad y de promoción personalizados.Patrocinios y esponsorización.Firma de colaboraciones personalizadas. Contacto: Isaac Sánchez Giménez – 665487002 Contacto: Isaac Sánchez Giménez –

Ver más

Noticias

¡Bienvenidos a la Resistencia!

El Hermano Provincial, el H. Aureliano García Manzanal, envía una carta abierta a educadores y educadoras maristas en este inicio de curso. Su mensaje, motivador e ilusionante, habla sobre la herencia de un estilo educativo que nación en La Valla y de todo el legado recibido y que siembra, día a día, en cada aula y proyecto social de Maristas Mediterránea. "Al ser conscientes de un regalo tan especial, el lema de este curso se llena de un sentido más profundo: Sonríe de corazón" A los educadores de la Provincia Mediterránea Queridos amigos y amigas: Comenzamos un nuevo curso y, con él, abrimos una nueva página en la historia de cada uno de nuestros colegios y obras sociales. Una página en blanco donde escribiremos el capítulo de un libro que otros comenzaron a escribir hace ya 205 años. Recogemos una herencia centenaria que, a su vez, echó anclas muchos siglos atrás, en las enseñanzas del maestro de Nazaret. Marcelino Champagnat, un sencillo cura de pueblo, recogió el testigo en 1817. Compró una casa medio en ruinas en La Valla-en-Gier, departamento de Loira (Francia) y allí, con un pequeño grupo de jóvenes provenientes de las aldeas vecinas, comenzó a diseñar un sistema de escuelas que ofrecieron educación a cientos de niños del entorno rural; niños que, hasta entonces, ni siquiera pudieron imaginar que también para ellos se abrirían las puertas del conocimiento y las ventanas de la esperanza de una vida más digna. Cada uno de vosotros y vosotras formáis parte de esta historia. Somos herederos de un estilo educativo que nació en aquella casa de La Valla; nos referimos a ello cada vez que hablamos de “educación marista”.  Hemos heredado escuelas convertidas en hogares de luz, una pedagogía basada en la presencia y la escucha, la referencia a María como Buena Madre y modelo, el amor al trabajo y el sentido de la responsabilidad, la misión entendida como servicio y donación, el espíritu de familia, la atención prioritaria a los que más nos necesitan y el compromiso inquebrantable en la construcción de un mundo nuevo. Este es el legado que, día tras día, sembráis en cada aula y obra social de la Provincia Marista Mediterránea. A él dedicáis la vida entera y es el motivo por el que os levantáis cada mañana para emprender con alegría toda vuestra actividad educativa. Al ser conscientes de un regalo tan especial, el lema de este curso se llena de un sentido más profundo: “Sonríe de corazón”. ¿Qué os puedo decir? ¡Gracias! Gracias por vuestra vocación de educadores y por formar parte de esta gran familia marista. Toda acción educativa va encaminada a cambiar la realidad y no a acomodarse a ella conformándose con lo que hay. No todo lo que nos ofrece la actualidad vale. Resignarse a lo que nos brinda nuestro siglo no es una opción que aporte vida y, con toda seguridad, no ayudaría a nadie a crecer. La educación marista está llamada a ofrecer, desde la fraternidad, un nuevo paradigma capaz de diseñar una sociedad alternativa que se parezca más al Reino del que hablaba Jesús. Es, en el fondo, un movimiento de resistencia. Y sabemos que han surgido muchos a lo largo de la historia: resistencia a la ocupación nazi durante la segunda guerra mundial, movimientos de desobediencia civil, los movimientos no violentos como el que lideró Mahatma Gandhi en la India, etc. Ciertamente, no todos ellos los podemos considerar como un ejemplo a seguir. En ese intento de ofrecer una sociedad mejor, libre de tiranías e injusticias, algunos usaron medios violentos que terminaron generando guerras tan injustas y cruentas como las que ellos mismos intentaban combatir. Hace más de dos mil años Jesús de Nazaret comenzó a desplegar su peculiar movimiento de resistencia. Era, sin duda, un buen maestro y explicaba su mensaje con palabras y metáforas sencillas para que hasta los más pequeños pudieran comprenderlo: el sembrador que esparce sus semillas con la esperanza de una buena cosecha, la levadura que fermenta la masa, los pájaros que ni siembran ni siegan pero a los que el Padre alimenta, los lirios del campo que ni trabajan ni hilan pero visten con inigualable belleza, el tesoro escondido en el campo por el que merece la pena venderlo todo, el hombre prudente que construye sobre roca… Y contaba historias. Hablaba de un minúsculo grano de mostaza que sepultado en la tierra llegaba a ser un arbusto hermoso, y de un pastor que dejaba a su rebaño para salir en busca de la oveja perdida, y de un padre bueno que prepara una fiesta espectacular para acoger al hijo que había derrochado su herencia. Todo lo que hacía y decía era un auténtico derroche de creatividad, la acción incansable de un maestro. Quería que los hombres y mujeres de su tiempo pudieran captar la presencia salvadora y amorosa del buen Dios que acompaña nuestra historia. Para Jesús, la vida va siempre más allá de lo que se ve. Para Él, solo el amor libera. Solo la misericordia salva. Dos mil años después su persona y su mensaje siguen iluminando la vida de millones de hombres y mujeres. No se han borrado sus huellas ni ha cesado el eco de sus palabras. Somos muchos los que creemos que las enseñanzas del maestro de Nazaret pueden devolver el alma a un mundo que parece haberla perdido. Nosotros, maristas, nos sentimos llamados a continuar este movimiento de resistencia que inició Jesús y para ello tenemos en nuestras manos el arma de construcción más potente jamás inventada: la educación. Os invito a vivir en profundidad nuestro compromiso con esta resistencia enraizada en el Evangelio y os propongo algunas claves que pueden ayudarnos a ponerla en marcha en nuestra acción educativa. Todas ellas, sin duda, están reflejadas en nuestro Plan Estratégico y en las prioridades provinciales, pero quizás expresarlo de otra manera pueda inspirar y aportar una nueva perspectiva: 1.     La compasión y el servicio como principios educativos. En un mundo competitivo donde se busca ser el primero o al menos estar en el pódium, nosotros afirmamos con nuestra forma de educar que “quien quiera ser el primero sea el último y el servidor de todos” (Mc. 9, 35). ¿Cómo se educa desde la bondad, el servicio y la donación de uno mismo? Esta es la clave para construir un mundo nuevo desde el amor. Y es también la pregunta clave porque está vinculada a nuestra propia identidad. Esto es lo que somos. Esta es nuestra vocación y el legado que hemos recibido. Ser hermano o laico marista es ser para los demás. ¿Cómo aprovechar este Año de las Vocaciones Maristas para seguir creciendo y profundizando en nuestra espiritualidad? 2.    La cultura del encuentro como forma de vida La situación de pandemia de estos últimos años ha puesto en jaque nuestro mundo relacional e incluso nuestro propio equilibrio personal. No hemos sido ajenos a esto en nuestros colegios y obras sociales. Han aumentado exponencialmente los alumnos con problemas de salud mental e incluso ideas suicidas, hemos sentido en mayor o menor grado el miedo al cara a cara incluso entre nuestros profesores, y hemos cancelado durante un periodo largo muchas de nuestras actividades grupales y educativas. ¿Cómo recuperar el encuentro de una forma equilibrada y responsable? ¿Cómo sanar las heridas de la soledad y el miedo? La fraternidad y el encuentro son nuestro hábitat natural. Desde nuestros orígenes, el estilo educativo marista asienta sus bases en una pedagogía de la presencia, la proximidad y la empatía. De esta manera aportamos nuestro granito de arena en la construcción de una sociedad alternativa desde la clave de la fraternidad universal: “Uno solo es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos”. (Mt. 23,8) 3.    La resistencia para evitar el dominio del egoísmo y posibilitar la esperanza. Como en otras partes del mundo, también en el ámbito geográfico de nuestra provincia marista estamos viviendo momentos de incertidumbre sociopolítica. Dentro de poco nos esperan elecciones en Italia y algunos de los pronósticos que se barajan son realmente preocupantes. En el Líbano seguimos instalados en una crisis global (política, social y económica) que parece no tener fin. En Siria hablan de un 82% de la población que vive por debajo del umbral de la pobreza; están en una situación de “sin guerra, pero sin paz” como nos recuerdan en la última Carta desde Alepo (N.º 44). En España tendremos elecciones autonómicas y seguiremos bregando con la LOMLOE y los cambios que esto va a suponer en el sistema educativo. ¿Cuál es la lectura profética que podemos ofrecer ante todas estas realidades? Comenzaba esta carta con la cita de Romanos 12, 2: “No os acomodéis a este mundo…” La resistencia ante el dogmatismo de la actualidad nos abre a la esperanza y puede evitar el dominio del egoísmo. Nuestra vocación de educadores tiene siempre un punto de inconformismo y actitud crítica que toma cuerpo en el compromiso social activo. 4.    La búsqueda incansable de la oveja perdida. La parábola de la oveja perdida está narrada en el Evangelio de Mateo y en el de Lucas. Mateo ofrece un detalle que debería de cuestionar nuestros planteamientos educativos y poner patas arriba más de una programación. Cuenta cómo el pastor deja al resto del rebaño para ir en busca de la oveja descarriada y después añade: “… Y si llega a encontrarla, os digo de verdad que tiene más alegría por ella que por las noventa y nueve no descarriadas.” (Mt. 18,13). ¿Qué más podemos hacer para llegar a los últimos? O mejor aún, ¿qué tenemos que cambiar para que los últimos sean los primeros en la pirámide de nuestros desvelos? El imperio de la urgencia mediática devora noticias a un ritmo vertiginoso. A menudo hace espectáculo de la debilidad, la pobreza y la guerra. Puede ayudar a sensibilizar a millones de personas, sí, pero habitualmente dura poco y no contempla las necesidades más cercanas y cotidianas. Se acaba la noticia, pero Siria sigue sufriendo, la pobreza aumenta en nuestras ciudades y paises, nuestros propios vecinos no llegan a fin de mes, la crisis provoca que nuestros amigos y familiares pierdan el trabajo, etc. ¿Cómo podemos poner el contrapunto a esta melodía engañosa? En la tradición cristiana ortodoxa las “miróforas” son las mujeres que llevaban mirra a la tumba de Cristo en la mañana de Pascua. Son las mujeres que atendieron y cuidaron el cuerpo de Jesús. En ellas están representados todos los hombres y mujeres que dedican sus vidas a atender y cuidar los cuerpos heridos de la historia. Me parece esta una imagen elocuente e inspiradora que expresa lo más hondo de nuestra vocación de educadores. Comenzamos un nuevo curso. Una página en blanco. Ante nosotros se despliega un universo de posibilidades, una misión por la que vale la pena arriesgarlo todo, un sueño heredado para que brote, otra vez, la esperanza. Feliz curso y … ¡Bienvenidos a la resistencia! H. Aureliano García Manzanal En Alicante, a 4 de septiembre del 2022 P.D. Comparto algunos recursos que han inspirado esta carta con el deseo de que sirvan para vuestra reflexión: HOGARES DE LUZ. Circular del H. Ernesto Sánchez Barba, superior general 2020 https://champagnat.org/wp-content/uploads/2020/09/Hogares_de_luz.-Cuidamos_la_vida_y_generamos_nueva_vida.pdf 2. VOCES MARISTAS. Ensayos sobre liderazgo servicial y profético 2022 3. UN NUEVO COMIENZO. Espiritualidad renovada para el siglo XXI. Emili Turú y José Manuel Vidal 2017 4. EL CAMINO ABIERTO POR JESÚS. Mateo.  José Antonio Pagola 2010 5. LA RESISTENCIA ÍNTIMA. Ensayo de una filosofía de la proximidad. Josep María Esquirol 2015 6. LA RESISTENCIA. Ernesto Sabato 2000 7. MIRÓFORAS. Portadoras de perfumes en las madrugadas del mundo. Mariola López Villanueva 2020 8. Año de las vocaciones maristas:

Ver más

Noticias

Curso 2022-2023: Sonríe… de corazón

Comienza un nuevo año escolar en el que el lema educativo de Maristas en Europa nos invita a seguir caminando juntas, todas las personas que componemos nuestras obras, y a hacerlo sonriendo de corazón, a Dios y al mundo Empieza el curso 2022-2023 y, en el cúmulo de emociones por la nueva etapa que comienza, a buen seguro que hay espacio para una sonrisa. Desde Maristas proponemos que esa sonrisa se convierta en una constante durante todo el nuevo año escolar y que sea un sonreír en nuestro rostro… y también en nuestro corazón. Y es que el lema educativo propuesto por la Región Marista de Europa (MRE) para este 2022-2023 es “Sonríe de Corazón”. Con esta frase se nos invita a caminar juntos, sonriendo de corazón. Con franqueza y sencillez, acogida fraterna y autenticidad. Y esbozar ese precioso gesto en nuestro día a día, al mirar a los demás, al mundo, a Dios; y hacerlo siempre con alegría y desde lo más profundo de nuestro ser. Desde el ámbito educativo queremos dar al lema un enfoque que nos acerque, de forma integral, a cada cual, abarcando todas las dimensiones y ámbitos de la persona; considerando desde la parte aparentemente más externa (sonrisa, buen ambiente, buen humor, optimismo, relaciones sanas, fiesta y celebración…) hasta la más interna (acogida, cariño sincero, poner el corazón, poner el alma, desde dentro, con autenticidad, con transparencia, tal como somos, desde nuestra diversidad). No hay ningún otro gesto como la sonrisa, universal y entendida en cualquier idioma, que transmita tanta confianza y positividad. Socialmente la sonrisa es un medio efectivo y poderoso: ayuda en la vida profesional, en las relaciones sociales, refleja una actitud positiva y refuerza la confianza ante los demás y con nosotros mismos. El acto de sonreír es connatural al ser humano, e involuntario en muchos casos. Nos sirve a lo largo de la vida como defensa y apoyo a la supervivencia, como contacto universal, como un reflejo, un cardiovascular; y de muchas otras formas produciendo, entre otros, efectos analgésicos y calmantes. Sonreír, incluso en situaciones de estrés o en las que quizás uno no se sienta bien, produce un efecto biológico que impulsa a ver las cosas desde un punto de vista positivo y productivo hacia uno mismo. Por lo tanto, si para tener una buena salud del corazón hay que mantener buenos hábitos, el buen humor es fundamental. En el encuentro con los otros, además, es como la grasa que ayuda al movimiento de los engranajes, hace de tarjeta de presentación, distiende, provoca cercanía y un ambiente propicio al diálogo. Como veremos en las siguientes motivaciones, al decir ‘de corazón’, no nos estamos refiriendo al órgano en sí, por muy importante que sea, sino que hablamos de lo que también supone un lenguaje universal al señalarlo. ‘De corazón’, entendido como con cariño y confianza; de forma cariñosa, bondadosa; pensando en ello, centrados en ello; con sentimientos, emociones; con apasionamiento; sinceramente, con autenticidad; desde dentro, desde lo más profundo; con honestidad y franqueza; desde lo que somos y lo que vivimos… El lema “Sonríe de corazón” se expresa en segunda persona del singular, una invitación personal a cada persona que lo ve. La perspectiva desde la que se observa el diseño intenta expresarlo también, es “tu” mesa, “tu” pupitre, o la de un compañero o compañera, pero que puedo observar yo. Y como tú, como yo, todos podemos sentirnos llamados a esa invitación. LA IMAGEN. EL CARTEL La principal novedad de este curso es que la imagen principal, el cartel de referencia del nuevo lema está diseñado en vertical y, con los distintos elementos que aparecen, se pretende que sea un cartel… •           INCLUSIVO, ATENTO A LA DIVERSIDAD: elementos con los que se identifiquen personas de diferentes generaciones y origen; muestra tres tonos de piel diferentes y al menos tres ciclos de edad; con colores en los lápices que recuerden nuestra diversidad; pueden intuirse, sin ser primordial, los diferentes géneros; se observan dificultades de aprendizaje y actividades accesibles. •           MARISTA, con referencias al espíritu de familia – acogida; al espíritu de trabajo y el trabajo manual; a María, Buena Madre; una violeta por la sencillez; una manzana recordando la anécdota de San Marcelino; la cruz de Maristas de Champagnat en uno de los libros; la educación formal y no formal; el mismo logo (que disminuye de tamaño en pro de los destinatarios) y el texto de la regla, que no especifica Provincias Maristas (Comunión). •           QUE REPRESENTE EL LEMA: la alegría, la sonrisa (obvia, transparente), y el corazón, intentando ir más allá en la representación de este último en diferentes sitios del cartel. De arriba abajo, la M de Maristas, la manzana, la camiseta, el icono de wifi, el mandala y la sombra izquierda de la pelota. •           QUE ESTÉ ‘VIVO’, que sea dinámico, no sólo objeto de observación o motivación, sino que sea en sí mismo una herramienta de trabajo con la que se puede desarrollar el lema, y también un elemento con posibilidad de cambio: de tamaño, de separar o unir objetos, de pegar encima de las tablillas nuevos o diferentes elementos, de cambiarlos… que puedan encontrarse en su alrededor objetos similares, incluso creados por ese motivo (goma, por ejemplo, o la regla, o imprimir el mandala…, o hacer sus propias tablillas). La sonrisa y el corazón son la base de nuestro lema y, en nuestro ámbito religioso y nuestros ‘lugares’ de referencia, encontramos muchas alusiones a ello. En la Biblia, por ejemplo,la mayoría de las veces que encontramos el término “corazón” no se refiere al órgano biológico. Cuando la Biblia habla del corazón, se está refiriendo al interior de la persona (1 Pedro 3,3-4). “El corazón es quién es realmente la persona” (Proverbios 23,7a). Y es que, en el corazón es donde se piensa, se medita y reflexiona; se asientan las emociones; y se encuentra motivación para nuestras actividades. Porque Dios cambia el corazón (Ez. 36,26) y nos invita a que ese cambio. Por otra parte, se han establecido una serie de ideas fuerza, por meses, relacionadas con el eje de nuestro “Sonríe de corazón”. En concreto, el reparto es el siguiente: “Septiembre: con nuestra mejor sonrisa” (inicio de curso–photocall; sonreír a lo nuevo, los compañeros, los educadores… empezamos con nuestra mejor sonrisa).“Octubre: contagia tu sonrisa” (diversidad: contagiar y contagiarte de lo que te puede aportar cada uno con su diversidad; convivencia escolar, ambiente de centro; levántate, opina y participa).“Noviembre: pintemos sonrisas” (¿A quién vas a darle hoy una alegría? ¿A quién vas a darle hoy tu sonrisa? Trabajar los derechos de la infancia en clave positiva; inicio del Adviento con alegría).“Diciembre: Sonreír a la Vida” (sonreír ante la llegada de Jesús; acogida a Jesús, a la Vida; Jesús te sonríe, te contagia su Buena Noticia; contemplar la Vida que trae Jesús desde el corazón).“Enero: Sonríe de Corazón” (el encuentro; ser auténtico, encontrarnos de verdad, desde lo que somos; sonríe con los ojos, encuentra la mirada; mirarnos desde el corazón; tu sonrisa de paz).“Febrero: Y tú, ¿por qué sonríes?” (sonreír desde dentro; mirar cuál es la causa de tu alegría; ser conscientes de cómo expresamos nuestras emociones).“Marzo: Un corazón nuevo” (¿qué necesitas cambiar? En clave Evangelio; compartir, oración, tomar consciencia del Dios que te habita; ¿Qué te sobra? ¿Qué te distrae de lo importante? ¿Qué supone una carga? ¿Qué necesitas entrenar? ¿Qué quieres hacer con tu vida? ¿Cómo quieres que lata tu corazón? ¿A quién te sientes llamado? Cuaresma).“Abril: Permaneced alegres” (contemplar la Vida -resurrección- de Jesús desde el corazón. Semana Santa. Vida. Emaús. Volver a Galilea. Esperanza, confianza).“Mayo: ¿Qué guardas en tu corazón?” (en el corazón de María; mes de María; Marcelino y el corazón de María. La primavera, el renacer. Buscadores de sonrisas).“Junio: Mirad como sonríen” (sonrisa de gratitud; envío. Nuestro testimonio es la sonrisa de corazón. Champagnat. Final de curso. Expectativas sobre el futuro y en lo que esperamos de nosotros mismos como personas y como Maristas de Champagnat). La sonrisa y el corazón, dos aspectos que, por sí solos, ya son importantes y que, combinados, son impresionantes. Esperamos vivirlos, disfrutarlos y compartirlos durante todo este nuevo curso porque, en realidad, es que son todo ventajas. Para cada persona que sonríe de corazón… y para el resto que contemplan ese doble gesto. Os deseamos, de corazón, un feliz y sonriente

Ver más

Noticias

Basta Ya de Muertes Sin Sentido

Tres instituciones maristas (Maristas Mediterránea, Fundación Marcelino Champagnat y ONGD SED), ante lo sucedido el pasado 24 de junio en la frontera de Melilla, impulsan un manifiesto a través del que reafirmar su rechazo a toda política deshumanizadora que vulnera los Derechos Humanos Las tres instituciones impulsoras de este manifiesto (Maristas Mediterránea, Fundación Marcelino Champagnat y ONGD SED), ante lo sucedido el pasado 24 de junio en la frontera de Melilla, queremos reafirmar nuestro rechazo a toda política deshumanizadora que vulnera los Derechos Humanos. Por ello, manifestamos que: 1.     Los y las Maristas de Champagnat de la Provincia Mediterránea, lamentamos profundamente las pérdidas de vidas humanas en Nador, junto a la frontera de Melilla, y solicitamos soluciones inmediatas para asegurar vías de acceso legales y seguras. 2.     Denunciamos que la situación vivida en la frontera de Melilla no es un hecho aislado: es consecuencia de políticas que vulneran constantemente los Derechos Humanos de las personas migrantes procedentes de África, que se agravan por la falta de medios de seguridad y medios sanitarios. 3.     Criticamos la dureza del dispositivo policial y el trato inhumano al intentar repeler el acceso a territorio español. Exigimos que se abra una investigación por parte del Gobierno de España para esclarecer lo sucedido, identificar a las personas fallecidas, informar a sus familias y proporcionar toda la ayuda humanitaria necesaria a los heridos. 4.     Manifestamos nuestra indignación por la criminalización que, una parte de la sociedad y de las autoridades políticas, hacen de las personas que buscan en la migración una salida a su desesperada situación de pobreza y escasez de medios de vida. 5.     Desde la Provincia Mediterránea y la Fundación Marcelino Champagnat seguiremos trabajando y apoyando el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la Ciudad Autónoma de Melilla y a todas las personas que allí se encuentran, así como a toda población vulnerable a través de nuestros proyectos y el trabajo en red con otras entidades del territorio melillense. 6.     Desde SED seguiremos volcándonos de forma directa en los países de origen de estas personas migrantes para mejorar la situación en la que viven y que les obliga a desplazarse en búsqueda de oportunidades vitales dignas, huyendo de conflictos bélicos, persecuciones y situaciones de extrema pobreza. 7.     Desde la Fundación Marcelino Champagnat, que trabaja sobre el terreno, demandamos mayores medios para la protección de las personas migrantes, muchas de ellas menores de edad. 8.     Lo acontecido en la frontera de Melilla indica la necesidad imperiosa de implementar, con carácter de urgencia, políticas migratorias humanas y responsables, que no fuercen a miles de personas, a pesar de conocer la dificultad, a arriesgar sus vidas y su integridad en un intento de llegar a tierras europeas, siendo repelidas con extrema dureza. 9.     La Provincia Marista Mediterránea, al igual que las dos organizaciones ONGD SED y Fundación Marcelino Champagnat, solicitamos un nuevo enfoque de las políticas migratorias que estén centradas en las personas y en sus derechos, poniéndonos al servicio y mostrando nuestra predisposición para poder todos los medios necesarios para una implementación real de dicho enfoque migratorio. 10.   Como cristianos y cristianas reconocemos como hermanos y hermanas a todas las personas que han fallecido o se encuentra heridas, así como a toda persona que se encuentra en situación devulnerabilidad, no pudiendo mirar a otro lado y reconociendo la invitación del Evangelio a poner a las últimas personas de la sociedad, las primeras en nuestras vidas. Animamos e invitamos a nuestra familia Marista a participar, adherirse y hacerse presente en las concentraciones y movilizaciones que están convocadas por diferentes ciudades de España, como símbolo de repulsa y compromiso público de lucha, como Maristas de Champagnat, contra toda injusticia social, siendo faros de esperanza para las personas más vulnerables. BASTA YA DE MUERTES SIN

Ver más