Noticias

V Jornadas de Educadores/as Maristas

La Provincia Mediterránea celebra la quinta edición de una iniciativa centrada en la neurodidáctica y que se desarrollará en dos sedes: Sanlúcar la Mayor y Alicante Nuestra Provincia Mediterránea está de enhorabuena porque, en este curso 2023-2024, se van a celebrar las V Jornadas de Educadores/as Maristas. Esta quinta edición estará centrada en la neurodidáctica, una temática muy actual que resultará muy útil para todas las personas participantes en este evento educativo.              Esta quinta edición de las jornadas contarán, como en años anteriores, con dos sedes. En concreto, se trata de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) y Alicante, que acogerán esta cita pedagógica el 4 y el 18 de noviembre respectivamente. A ella acudirán centenares de educadores y educadoras maristas para conocer e intercambiar sus buenas prácticas docentes, así como para recibir la formación en el tema seleccionado.              “La neurodidáctica va a ser el ‘leitmotiv’ de las jornadas, y su despliegue correrá a cargo de Gemma Guillén San, directora de ‘Niuco Educación’, una profesional con más de 25 años de experiencia en el área de Recursos Humanos de ámbito internacional y que ahora focaliza su actividad laboral en el campo educativo”, explica Juan García, nuestro delegado provincial de Educación.              El objetivo de Guillén será profundizar en esta materia para lograr la capacitación del profesorado en neurodidáctica, un nuevo concepto que surge de la interacción recíproca entre diversas disciplinas como son la neurociencia, la psicología y la educación.              Asimismo, las V Jornadas de Educadores y Educadoras Maristas servirán como foro en el que dar “el reconocimiento al gran trabajo que se hace en nuestros centros a través de los Premios La Valla y el reconocimiento a las Buenas Prácticas”, añade Juan García.              El cartel anunciador de las jornadas, que acompaña a esta noticia (y que ha sido elaborado en los dos idiomas de los países participantes), recoge y transmite las ideas esenciales de la formación elegida y las enseñanzas compartidas, además de conectar con el lema de Maristas de este curso: “Estás en

Ver más

Noticias

A toda la familia marista de la Provincia Mediterránea (Carta abierta IX)

“TODOS VOSOTROS SOIS HERMANOS” Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestros, porque uno solo es vuestro Maestro; y todos vosotros sois hermanos. No llaméis a nadie padre vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre: el del cielo. Ni tampoco os dejéis llamar doctores, porque uno solo es vuestro doctor: el Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. (Mt. 23, 8-11) Querido hermano, amigo y amiga: Acabamos de estrenar un curso nuevo y, sin duda, cada uno de nosotros sentimos nuestra mochila llena de ilusiones y expectativas. Hace muy pocos días que volviste al cole o comenzaste de nuevo tu actividad en la obra social, o te reencontraste con los compañeros de tu grupo de vida cristiana, de tu comunidad, fraternidad, grupo scout o equipo de deporte. Probablemente una de las primeras cosas que te dijeron fue esta: “Estás en casa”. Este es nuestro lema para el curso 2023/2024 y así es como nos gustaría que te sintieras: en casa. ¡Bienvenido! ¡Bienvenida! Pasa, no te quedes en la puerta, siéntate en tu lugar favorito, ocupa tu puesto en la mesa de la fraternidad. La nuestra es una casa de hermanos, una escuela-hogar que te acoge como eres y te invita a ser para los demás. El nuestro es un hogar cálido donde poder crecer al abrigo de la fraternidad. Por eso, en conexión con el lema adoptado por todas las provincias maristas de Europa, te propongo para este curso enfocar todos nuestros esfuerzos hacia una de las prioridades planteadas en nuestro último Capítulo Provincial: Expresar la fraternidad como esencia de nuestra vida comunitaria. Hoy estas palabras de Jesús están pensadas para ti y para mí, para cada uno de los que formamos parte de la familia marista mediterránea: “Uno solo es vuestro maestro y todos vosotros sois hermanos.” Ser hermanos. Vivir como hermanos. Este es el reto en todos los ámbitos de nuestra vida provincial: comunidades, colegios, obras sociales, grupos de vida cristiana, scouts, fraternidades. Esta es nuestra vocación más genuina. “Cada familia religiosa manifiesta de forma particular algún rasgo de Jesús. La nuestra está llamada a hacer visible en la Iglesia y en el mundo el rostro de Cristo-hermano.” (Regla de Vida, nº2) Así es que pasa, no te quedes en la puerta. Ocupa tu lugar en la mesa de la fraternidad y construiremos juntos una familia. Con humildad, pon en movimiento todos tus talentos y así estaremos en condiciones de ofrecer al mundo una visión nueva. Una esperanza. Ponte el delantal del servicio y la entrega desinteresada porque, como nos recuerda Tonino Bello, “el delantal es la única vestimenta litúrgica que usó Jesús en la última cena. No se habla allí de casullas, estolas, pluviales y amitos sino de un tosco y ordinario delantal que Jesús se puso para lavar los pies a sus apóstoles”. Necesitamos hermanos, decía Marcelino Champagnat. En realidad, no necesitamos nada más que eso. El calor y la música de la fraternidad. O expresado de otra manera: “Se necesita poco para vivir. Pan y canto.” Así comienza el libro “Humano, más humano” de Josep María Esquirol.  El pan compartido y las palabras que palpitan nos llevan a la celebración, el amparo y el cuidado del otro. Nos acercan a lo más íntimo de nuestra esencia. La fraternidad, el amor. “Canto que cura - sigue diciendo el autor - y canto que enaltece la belleza del mundo. A veces silencioso, y a veces bajo formas discretas imprevisibles, el canto – la palabra que vibra – nos hace de cobijo y de cielo”. Pongamos todos nuestros recursos al servicio de esta visión. Entonemos juntos un canto nuevo a la vida. Unamos nuestras voces a las del coro innumerable de todos aquellos que dedican su vida a la construcción de un mundo mejor y más fraterno. Como María, pongamos música a un Magníficat que, en todas y cada una de las lenguas del mundo, reconoce a Dios como Dios y al otro como hermano. Un abrazo y feliz curso. H. Aureliano García Manzanal En Alicante, a 20 de septiembre del

Ver más

Noticias

Maristas, en solidaridad con Marruecos y Libia

El Equipo Provincial de Solidaridad de Maristas Mediterránea envía información y una serie de instrucciones a nuestros colegios y obras sociales para coordinar y ofrecer toda la ayuda posible a las personas afectadas en ambos desastres Maristas Mediterránea se suma al resto de instituciones y personas que, humildemente, están colaborando con Marruecos debido al seísmo y con Libia por las inundaciones que ambos países han sufrido en este mes de septiembre. Son días tristes y dramáticos para estos países africanos y, desde Maristas, se siguen con mucha preocupación las labores de atención a las víctimas y por saber cómo se encuentran quienes más están sufriendo las consecuencias de estos desastres. Así, la Provincia Marista Mediterránea ha definido unas líneas de actuación, para todas sus obras educativas, relativas a la ayuda a los pueblos marroquí y libio y los damnificados por estas catástrofes que les ha tocado vivir. Desde el Equipo Provincial de Solidaridad (EPS), en trabajo conjunto con el resto de los equipos provinciales, la Fundación Marcelino Champagnat y la ONGD SED, se han establecido una serie de acciones para que se lleven a cabo en todas las obras educativas maristas y con el objetivo de solidarizarse con las personas que padecen la situación generada en Libia y Marruecos y colaborar con las distintas entidades que están sobre el terreno: La primera propuesta es realizar un minuto de silencio en algún momento del día que sirva como recordatorio de todas las víctimas; personas fallecidas, heridas y todas las que han perdido su hogar y su medio de subsistencia. La segunda es que, en las oraciones de la mañana de cada día, los docentes incidan y reflexionen sobre la solidaridad entre seres humanos que traspasa fronteras, religiones y políticas, porque lo primero que somos es Hijos de Dios y, por consiguiente, hermanos. La tercera, visibilizar el compromiso con los damnificados en las redes sociales con el hashtag #MaristasEnSolidaridad con difusiones periódicas sobre este tema, para mostrar cercanía con el desastre y contribuir a que no se olvide su difícil situación con el paso de los días. Y la cuarta, recordar que, para donaciones económicas, Cáritas tiene habilitado en su web un formulario para realizar donaciones en el caso de Marruecos, al que cual se puede acceder a través de la propia web de Cáritas Española. Y que el Comité Internacional de la Cruz Roja está liderando, junto a distintos organismos de la ONU, toda la ayuda en primera línea. Por tanto, os enlazamos esta web para canalizar las aportaciones en el caso de Libia. Ilustramos la acciones con la circular emitida para el caso de Marruecos: Maristas Mediterránea cuenta con muchos jóvenes en sus obras sociales que son de origen marroquí y "queremos que, desde todos los ámbitos, nos sientan -ahora más que nunca- junto a ellos y sus familias". Desde la Fundación Marcelino Champagnat se trabaja de forma coordinada con los responsables de los recursos residenciales para dar el mayor acompañamiento posible a estos jóvenes y a sus familias. Igualmente, se establecerán protocolos de acompañamiento y seguimiento de los beneficiarios de origen marroquí que participan en nuestros programas socioeducativos y de inserción sociolaboral. “Agradecemos de antemano toda la solidaridad, ayuda y apoyo de Maristas Mediterránea para todas las personas que están sufriendo los estragos del terremoto y las inundaciones. Desde el primer día, estamos intentando ponernos en contacto con las familias de los jóvenes marroquíes de los hogares de emancipación, también con los que participan como alumnos de nuestras escuelas taller y programas socioeducativos. En nombre de todos ellos, un millón de GRACIAS DE CORAZÓN por estar siempre al pie del cañón en todas nuestras campañas, acciones solidarias y en momentos como éste, de extrema necesidad”, explican desde el EPS. No podemos buscar excusas para quedar indiferentes. Quedémonos con las palabras del Papa Francisco, “TODOS caben en nuestra Iglesia y si no hay sitio, se le abre”. Que la fraternidad que profesamos los Maristas cambie los corazones de un mundo demasiado acostumbrado a las situaciones de dolor, hambre y

Ver más

Noticias

Entra, estás en casa

Iniciamos el curso 2023-2024 y lo hacemos con nuevo lema y con toda la ilusión y la esperanza que ponemos en esta nueva etapa que comienza ¡Os damos la bienvenida a este nuevo curso 2023-2024! Y lo hacemos a través de la nueva propuesta educativa que las Provincias Maristas de la Región Europea ofrecemos como lema común: “Estás en casa”. Un lema que nace con la ilusión de dar respuesta -buena respuesta, cristiana respuesta- a la realidad en la que vivimos. Así, la propuesta marista es la de ser una casa donde quepamos todas las personas, con nuestras características y nuestras diferencias. Y, sobre todo, ahora que comienza un nuevo curso, que seamos un lugar donde nos sintamos en casa: cuidados, acogidos, tenidos en cuenta, etc… Y no solo en cada colegio, sino en esa gran casa común que es el mundo y donde somos una gran familia global. Esta experiencia ‘de casa’ tiene su centro en como Jesús acoge y acompaña y es ejemplo de mirada atenta a la persona, inclusiva. Una experiencia a la que hemos sido llamados últimamente como maristas, a ser “hogares de luz y faros de esperanza”, cuidando la vida y generando nueva vida. Para cualquier persona, estar en casa es sentirse cómoda, cuidada, protegida, valorada, querida, reconfortada, tranquila, libre, parte de algo, protagonista, celebrada, respetada, escuchada, proactiva, reconocida… Así pues, ¿cómo no vamos a querer sentirnos en casa? Y no solo nuestros niños, niñas y jóvenes; también educadores y familias, y todos los miembros de la comunidad educativa. Es una forma de ser y estar en el mundo que deseamos que también se contagie a nuestros barrios, parroquias, ciudades, Iglesia, mundo. Y no sería una verdadera casa, si no lo fuera para todos y cada uno de los que formamos parte de ella. La gestión de la diferencia es un valor fundamental en nuestra casa. Permitir que cada persona potencie su propia identidad, cuidando todas sus dimensiones. Supone educar para SER en un mundo que es diverso. La naturaleza, las culturas, las sociedades, las capacidades de las personas son diversas. Y, en esa realidad, nos sentimos y estamos llamados a crear ambientes de crecimiento y de convivencia para todos y cada uno de nuestros niños, niñas y jóvenes. Como Maristas de Champagnat, la inclusión es uno de los retos que tener siempre presente; una búsqueda constante para responder a las necesidades de cada momento, reconociendo la diversidad humana como un valor y un principio ético y evangélico. Es una llamada a transformar las vidas mediante la educación sin dejar a nadie atrás. Pensar en nuestra casa es hacerlo en nuestros centros educativos como lugares con variedad de opciones sobre qué y cómo aprender; dando paso a procesos participativos en los que aprendemos a dialogar como iguales, a compartir y a ser responsables. Somos una casa abierta, en la que instituciones, organizaciones y grupos de la comunidad se implican en el diseño de proyectos; donde todos participan y se facilita el desarrollo en distintos contextos. Una casa que favorece el camino hacia una concepción de la educación como tarea compartida por familias, escuela y otras instituciones sociales comprometidas con la educación, como nuestras Fundación Marcelino Champagnat y Fondazione Siamo Mediterraneo o nuestros queridos Maristas Azules. Este lema conecta, además, con el Pacto Educativo Global que solicitamos y con los compromisos de poner a la persona en el centro, abrirse a la acogida y escuchar a las jóvenes generaciones; al tiempo que enlaza con múltiples mensajes de la Biblia en clave de equidad, relaciones, cuidado, protección… “Estar en casa”, en definitiva, es más que una frase hecha. Es algo sentido en lo más profundo de nuestro ser. Es saber que aquí, en Maristas, de verdad, en mayúsculas y con todo lo que significa… ESTÁS EN TU CASA. Es un lugar al que sientes que perteneces, que vives como tuyo. Todo se resume en esto. Porque no es una casa cualquiera, es la de Maristas, es la tuya: entra, estás en casa. Feliz Curso

Ver más

Noticias

Champagnat, oídos atentos, corazón audaz. (Mensaje del H. Ernesto, Superior General).

Queridos Maristas de Champagnat: Este 6 de junio celebramos con alegría la fiesta de San Marcelino Champagnat. Es una importante ocasión para dar gracias por la vida y misión de nuestro Fundador y por ser beneficiarios del don del carisma Marista. Es un regalo del Espíritu, entre- gado a la Iglesia y al mundo, que nos da vida y que estamos invitados a mantenerlo vivo y a compartirlo. Somos parte de una historia institucional sorprendente. Historia que se inició con un joven sacerdote, de 27 años de edad, que fue capaz de leer los signos de los tiempos, de percibir las intuiciones del Espíritu y de ir adelante respondiendo con creatividad. En un contexto de postrevolución, al darse cuenta de las necesidades de los jóvenesde La Valla y sus alrededores, Marcelino fue confirmando la intuición que ya sentía desde el seminario de iniciar un Instituto dedicado a la educación y evangelización de la juventud, particularmente de los más vulnerables y necesitados. Marcelino, un líder que cuidaba la vida y generaba nueva vida marista La historia nos recuerda que, en los inicios del Instituto en La Valla, a Marcelino le absorbía mucho tiempo la animación de la casa de los hermanos con quienes pasaba los recreos y los ratos que le permitían las tareas de su ministerio parroquial. En cierto momento, reconoce que el tiempono era suficiente para acompañar esta comunidad naciente de religiosos educadores. De ahí que, movido por el gran afecto que sentía por sus hermanos y por la necesidad de hacerse más presente entre ellos para acompañarlos, decide irse a vivir con ellos. Cuando se lo manifestó al señor cura párroco, este no escatimó esfuerzos para disuadirlo... Marcelino sabía que al hacerse uno más entre ellos, practicando primero él lo que les decía, era el mejor medio para encariñarlos con su vocación. Así que, obtenida la autorización, dejó la casa parroquial para establecerse con los hermanos. (Cf Vida, pp. 76-77). Esta acción de nuestro Fundador nos ha marcado desde los inicios. Hemos heredado un estilo de liderazgo por el que, antes que pensar en sí mismo, pensaba primero en el proyecto que Dios le dictaba en su corazón así como en las personas y su cuidado. Marcelino vivió un servicio de liderazgo dedicado a cuidar la vida y a generar nueva vida, como indica el lema que hemos profundizado a lo largo de este Año de las Vocaciones Maristas, que iniciamos el 20 de mayo de 2022. Contamos con la experiencia de un Fundador que fue capaz de animar, acompañar y formar con entusiasmo y constancia a quienes sentían la llamada de Dios para vivir la vocación Marista. En los momentos de crisis, que no faltaron, fue capaz de ir adelante mostrando su total confianza en Dios y en María, nuestra Buena Madre. Recordemos que, hace poco más de 200 años, entre los años 1819 y 1822 se vivió un tiempo de crisis y de resurgir vocacional. Marcelino continuaba atento a las intuiciones que el Espíritu le dictaba en su corazón y, aun cuando había situaciones de dificultad, de contradicción e incluso de bloqueos, él fue capaz de seguir adelante con gran fe y confianza, gracias a sus oídos atentos y a su corazón audaz. Siempre recordaba y reconocía que este Instituto no era su obra, sinoobra de Dios y de María. Esta experiencia histórica es un don para nosotros y nos inspira en nuestros días. Vivimos momentos difíciles, tanto en el Instituto y en la Iglesia, como en el mundo. Estamos invitados a poner nuestra máxima atención para percibir las intuiciones del Espíritu e ir adelante, como lo hizo Marcelino. Para ello es necesario continuar profundizando la interioridad y espiritualidad, de manera personal y como grupo. Las Constituciones nos recuerdan que, “en la meditación, cultivamos el silencio interior que nos permite escuchar a Dios en lo más hondo de nosotros mismos” (Const. 48). Marcelino, como líder, cuidaba la vida tanto de los hermanos como de los niños y jóvenes que atendía en la misión. Promovía el cuidado de las comunidades y de las escuelas que se fundaron. Ponía especial atención a los enfermos, así como a los niños y jóvenes vulnerables que encontraba. Su entrega incansable generaba entusiasmo y compromiso en las personas que se encontraban con él. A través de su testimonio y acción fue capaz de generar nueva vida. El Año de las Vocaciones Maristas A lo largo de este Año de las Vocaciones Maristas, se han organizado diversas actividades en las Provincias y Distritos para fomentar el cuidado de la vida marista y para generar nueva vida marista. Se han realizado diversos programas de formación permanente para hermanos de todas las edades. Se continúa llevando a cabo el fórum internacional de la vocación marista laical cuya etapa presencial se realizó en Roma, en noviembre del año pasado, con una excelente participación de hermanos y laicos maristas. Se continúan generando diversos tipos de conexión y redes para animar la vida y la misión maristas. Se ha reflexionado sobre la manera de acompañar a la juventud de hoy y, en línea con una cultura vocacional, se busca apoyar la búsqueda vocacional de cada uno poniendo una atención particular en quienes sienten la vocación marista. Todo esto con el objetivo de “redescubrir la pasión original que nos inspiró a ser maristas” y que nos lleva a proclamar “¡Vale la pena ser marista hoy!” Agradezco a los Secretariados de Hermanos Hoy y de Laicos su labor de animación a lo largo de este año, así como a todos los equipos y personas de las Provincias y Distritos que se han comprometido a llevar a cabo las actividades vocacionales. Continuemos haciendo equipo, compartiendo ideas y actividades, de manera que sigamos apoyándonos unos a otros. La invitación es a que, tras concluir en el día de hoy este Año de las Vocaciones Maristas, le demos continuidad. Seguir con entusiasmo y energía cuidando la vida y buscando las mejores maneras para generar nueva vida marista. Poner atención en cuidar nuestra vocación personal y la de los demás, es la mejor manera para generar nueva vida, de lo contrario, difícilmente se generará algo. Vivir la misión con creatividad y pasión Creemos que el don del carisma marista sigue vivo y actual en nuestros tiempos, y estamos invitados a adaptarlo a los tiempos actuales. Continuemos abiertos a las intuiciones que el Espíritu nos está dictando, en el contexto actual y a través de los signos de los tiempos que vivimos. No tengamos miedo de acoger la novedad, así como de cambiar y transformar aquello que sea necesario, tanto en la manera de vivir nuestra vocación como en la forma de llevar a cabo nuestra misión. Los jóvenes nos esperan como testigos vivos de Jesús, transparentes y cercanos. Estamos invitados a continuar nuestra misión entre los jóvenes con pasión y creatividad, buscando hacer de cada uno de nuestros centros educativos y sociales un hogar de luz que cuida la vida y genera nueva vida. Estamos llamados a continuar con entusiasmo y entrega este sueño y esta fraternidad de Champagnat, al servicio de los más necesitados, como hoy encontramos en tantos niños que sufren las necesidades emergentes de la guerra, la postpandemia, la pérdida de sentido de la vida, la carencia de escuelas, la desconexión, etc. En manos de María Encomendamos la vida y misión de nuestro Instituto a María, Nuestra Buena Madre. Ella nos sigue inspirando: “Fiel al nombre que llevas, deja que María inspire y modele tu espiritualidad” (Regla de Vida, 28). Ella fue capaz de descubrir en su interior la presencia de Dios y de reflejarla en la vida coti- diana, sintiéndose fortalecida sobre todo en los momentos de incertidumbre y de dolor. Como Maristas de Champagnat, María nos anima, nos inspira y nos hace sentir su presencia cercana. Recordemos que “esta es su obra”, como tantas veces nos lo repitió San Marcelino. Sintamos la cercanía de San Marcelino, que sigue vivo hoy en cada uno de nosotros, inspirándonos con sus oídos atentos y su corazón audaz. ¡Feliz fiesta de San

Ver más